portalsalud.com.es

ADVERTS
http://ratel.mx
ratel.mx
Ratel Extremo Plus
http://www.healthraport.es/art,inhibir-el-envejecimiento-de-la-piel-desde-el-adn-ahora.htm
ninosEs correcto trabajar solo el deporte al que nos dedicamos en nuestra escuela deportiva?
 
NO. Así de contundente. Como veremos a continuación, según la edad debemos trabajar unas habilidades u otras. Lo adecuado es partir de lo genérico: Habilidades motrices y Básicas, para a medida que el niño crece, seguir con habilidades más complejas: específicas y especializadas. (Relacionado con el concepto de Andamiaje de Bruner, que veremos en el capítulo de Principio Psicológicos)
 
Es muy normal, que un niño comience con 6-7 años a practicar un deporte, y poco más tarde, cambie a otro que ha descubierto nuevo y le gusta más. Es algo frecuente y que no quiere decir que en una escuela se trabaje mejor o peor. 
 
Influyen muchos motivos para que un niño cambie de deporte. Los más comunes:
 
El círculo de amigos practica un deporte diferente al que él practica.
Comenzó la práctica deportiva según los gustos de los padres, sin tener en cuenta los suyos propios.
Se siente más útil practicando otro deporte.
Ha descubierto un deporte nuevo (escuela, televisión, etc.) y se siente atraído hacia él. 
TIENE PROBLEMAS CON SU ENTRENADOR. 
[...]
 
Como veremos en el siguiente apartado, para ello se trabajan a ciertas edades un tipo de habilidades, que conseguirán un desarrollo psicomotor adecuado para preparar al niño a cualquier tipo de deporte, y lo que es más importante, a la vida diaria.
 
Cómo le podemos pedir a un joven de 18 años que entre correctamente a canasta, si cuando tenía 8 años y practicaba fútbol no le enseñaron a saltar?
 
 
Por todo esto, y porque cambiar de deporte es lo más normal del mundo, incluso para los chicos mejor dotados, las escuelas deportivas de la localidad deben estar preparadas para ello. Esto se consigue de una manera muy sencilla y siguiendo, entre otras, las siguientes indicaciones:
 
Evitar la rivalidad entre ambas por un número mayor o menor de niños.
Trabajar de igual forma tanto con muchos niños como con pocos.
Tener unos objetivos comunes.
Mantener reuniones periódicas y tener recogida información de todos los niños, para cuando alguno cambie de deporte, poder entregarle a la otra escuela su historial deportivo y educacional. 
Concienciar a los monitores de que lo importante no es ganar el partido del sábado sino conseguir los objetivos marcados por las escuelas deportivas.
Formar a los monitores para que sepan orientar deportivamente a los niños.