Por lo tanto, para mantenerse siempre de buen humor y satisfacción por su reflejo en el espejo, siga cinco consejos simples:

1. LIMPIEZA

Sí, la limpieza adecuada es, en muchos aspectos, la clave para una piel sana y bella. Y en el caso de la piel con predisposición a las erupciones, reduce el riesgo de nuevas erupciones, ya que el polvo, la suciedad, los residuos de maquillaje obstruyen los poros y, por lo tanto, provocan nuevas erupciones. Después de limpiar la piel, asegúrese de usar un tónico para la piel problemática. Como regla, tiene en su composición ácidos, calmantes y componentes que constriñen los poros. Esto completará bien la fase de limpieza, secará las erupciones existentes y evitará la aparición de otras nuevas.

2. ACTITUD DELICADA HACIA LA PIEL.

No aprietes nada tú mismo. Esto puede conducir tanto a un aumento de erupciones como a consecuencias indeseables. Por ejemplo, cicatrices, manchas cianóticas. Sí, y no te acostumbres a tocar constantemente la piel con las manos sucias.

3. CUIDADOS BÁSICOS

Por la noche, use una crema curativa con ácidos, ingredientes calmantes, autorreguladores y antiinflamatorios. Igualarán la tez y estrecharán los poros visibles.

4. RESTAURACIÓN Y SOPORTE DE LA BARRERA PROTECTORA DE LA PIEL.

La piel problemática también necesita ser hidratada y nutrida. Pero necesitas hacer esto por la mañana. Elija productos no comedogénicos diseñados específicamente para hidratar y nutrir con precisión la piel problemática.

5. PROTECCIÓN

Es imprescindible usar una crema protectora o un aerosol con un factor de protección solar específicamente para la piel problemática. Esto evitará el engrosamiento del estrato córneo de la piel y la formación de nuevos comedones.